Pro

Disrupt You! Domina la transformación personal y prospera en la era de la innovación

Innovación en 12 min.



Por Jay Samit

¿Te gustan los podcasts? Escucha este libro.

Compra este libro en Amazon.

Sinopsis

Disrupt You! (2015) es una guía para emprendedores para impulsar la innovación y el impacto. Se basa en algunas de las historias de éxito más importantes en los negocios y ofrece consejos prácticos para resolver problemas del mundo real y encontrar oportunidades en el fracaso.

¿Qué vas a aprender?

Deja de esperar a que llegue el éxito.

Puedes pensar que los mejores emprendedores del mundo tienen suerte, pero estarías equivocado. En lugar de esperar a que llegue el éxito, los verdaderos disruptores toman medidas. Día a día, observan cuidadosamente el mundo que los rodea para identificar problemas probados y producir soluciones poderosas.

No siempre lo hacen bien en el primer intento, ni siquiera en el segundo, tercero o cuarto. Pero eso no los desconcierta, porque el fracaso es el primer paso hacia el éxito. Estos emprendedores no tienen suerte, son lógicos. Y con la información adecuada, seguir sus pasos es más fácil de lo que cabría esperar.

Los mejores emprendedores encuentran oportunidades en el fracaso.

¿Qué es lo primero que haces después de entrar en un aeropuerto? Ya sea que te encuentres en Canadá o China, Noruega o Nueva Zelanda, es probable que te acerques a un quiosco de facturación. No deseas hacer cola, por lo que vas a una máquina para emitir tu boleto de embarque.

Hoy en día, estos quioscos se encuentran en casi todos los países del mundo. Pero estas máquinas no siempre fueron un éxito. De hecho, son en realidad un símbolo de fracaso.

El inventor de los quioscos de los aeropuertos no tenía la intención de que sus máquinas se utilizaran en la industria de viajes en absoluto. En cambio, quería que vendieran billetes de lotería. Esa idea fue un fracaso total. Pero en el fracaso, el inventor vio algo que mucha gente no vio: una oportunidad.

Y así, dio un giro: abandonó su concepto original y aplicó la tecnología de kiosco a la industria de viajes.

Ese emprendedor fue el autor, Jay Samit. Esa máquina de lotería fallida lo puso en el camino de la innovación en serie y le enseñó a replantear los rechazos como redirecciones.

Hay un dicho que dice que los emprendedores son simplemente aquellos que entienden que hay poca diferencia entre obstáculo y oportunidad. Echa un vistazo a la trayectoria profesional de Samit y esto inmediatamente suena cierto. Sin inmutarse por los contratiempos, Samit es ahora un experto en emprendimiento de renombre mundial, habiendo colaborado con compañías Fortune 500, gobiernos extranjeros e incluso el Vaticano para impulsar la disrupción en innumerables industrias.

Algunas personas pueden mirar al autor y llamarlo afortunado. Pero su éxito en el quiosco nació de la lógica, no de la suerte. Después de lanzarse a la idea de la lotería, se volvió introspectivo. Preguntó: ¿Existe otra aplicación potencial para esta tecnología? Donde otros podrían haber tirado la toalla, vio el fracaso como parte del proceso y regresó con una idea aún mejor que antes.

¿Las buenas noticias? Si bien la suerte no se puede aprender, la lógica sí. Este libro resumido se basará en los conocimientos de algunos de los mayores innovadores de la historia para brindarte un plan para el éxito empresarial. Obtendrás las herramientas más importantes que necesitarás para transformar ideas incipientes en innovaciones completamente formadas.

¿Listo para marcar el camino hacia el éxito empresarial? Empecemos.

Cuando todos miren a la derecha, mira a la izquierda.

A principios de la década de 1990, las computadoras aún eran bastante nuevas. Innumerables emprendedores competían en una carrera por monetizar la innovación tecnológica. ¿Quién terminó ganando? La última persona que esperarías.

La primera empresa emergente que se vendió por $ 100 millones durante esa era no fue una empresa de software o hardware. No fue lanzado por un experto en codificación. De hecho, su fundador, Billy Myers, ni siquiera sabía cómo usar una computadora.

Y no fue necesario.

Como empresario nato, Billy impulsó la disrupción al alejarse del status quo. Mientras que otros se volvieron líricos sobre la velocidad del procesador o el espacio de almacenamiento, él tomó una mirada completamente nueva y de campo izquierdo a lo que estaba sucediendo a su alrededor.

Fue entonces cuando llegó la inspiración.

La gente estaba pagando USD$2,000 por computadoras personales, pero no tenían nada para proteger sus inversiones. Decidido a cambiar eso, Billy comenzó a producir cubiertas antipolvo de plástico para monitores de computadora, unidades de procesamiento, teclados y otros accesorios. ¿Alguna vez usaste un tapete de mouse o una funda de disquete? También puedes agradecer a Billy por esos inventos.

Estos productos le cuestan casi nada fabricar. En una era de emprendimiento de alta tecnología, eran estúpidos y simples. Pero eso no importaba. Lo que importaba era que Billy fue el primero en identificar una necesidad incipiente. Mientras todos los demás miraban hacia un lado, él miró hacia el otro.

¿Te preguntas cómo puedes lograr un éxito similar? Afortunadamente, no es tan difícil como parece. De hecho, las ideas "eureka" son bastante fáciles de conseguir, siempre que mantengas los ojos y los oídos abiertos.

Para que tu creatividad fluya, el autor sugiere realizar un ejercicio diario. Cada mañana, anota tres cosas que notes que podrían mejorarse en el mundo que te rodea. Por ejemplo, podrías preguntar: ¿Qué procesos son ineficientes? ¿Cuántos productos no funcionan tan bien como deberían? ¿Hay algo que me dé pavor hacer todos los días y, de ser así, qué invento podría solucionarlo?

El ejercicio será fácil al principio. Pero, con el tiempo, se volverá cada vez más difícil. Y eso te obligará a prestar aún más atención a tu entorno.

Si alguna vez evitas el ejercicio, recuerda: la observación de hoy podría ser la fortuna de mañana. Una idea es todo lo que se necesitas.

Si al mercado no le gusta tu invento, nunca ganarás dinero.

Por supuesto, tener un momento de inspiración es solo el comienzo. Tras una inspección más cercana, muchas ideas, incluso las de "un millón de dólares", no son tan fantásticas después de todo. Eso nos lleva a otra lección valiosa: cuando algo huele mal, tíralo a la basura.

Érase una vez un sitio web llamado Tune In Hook Up. ¿Has oído hablar de él? No lo creo.

El sitio tenía como objetivo cambiar el mundo de las citas en línea, pero fue un fracaso. Si bien la mayoría de los sitios de citas presentaban imágenes de posibles parejas, este mostraba videos en su lugar. Los fundadores pensaron que su idea haría millones. Estaban equivocados.

Resulta que a los consumidores no les importaba usar videos para las citas. Sin embargo, los datos mostraron que les encantaba ver videos, pero no en este contexto.

Y así los fundadores del sitio giraron. Desecharon su concepto original de sitio de citas y lanzaron una plataforma gratuita para compartir videos. ¿Su nombre? YouTube. Después de solo un año en el negocio, Google adquirió YouTube por más de mil quinientos millones de dólares, y la vida de los fundadores cambió para siempre.

Esto puede sonar como una historia entre un millón. Pero las fallas invertidas son más comunes de lo que crees. Los emprendedores exitosos son maestros de la evolución, iterando constantemente hasta que encuentran algo que los clientes realmente necesitan.

Tomemos Instagram, por ejemplo. En 2010, se lanzó como una aplicación de facturación móvil. Pero en poco tiempo, los datos mostraron que los usuarios estaban obsesionados con una característica en particular: compartir fotos. Con eso, los fundadores abandonaron su concepto original y crearon la aplicación para compartir fotos de mil millones de dólares que todos conocemos hoy.

¿La línea de fondo? Como emprendedor, debes dejar de lado los malos conceptos comerciales y rápido.

Muchas personas están tan entusiasmadas con su idea original que ignoran las señales de alerta en un intento de "hacer que funcione", incluso cuando alejarse y comenzar de nuevo sería la opción más sensata.

Los emprendedores exitosos, por otro lado, saben cuándo dejarlo. Los datos tienen un lugar permanente en su junta directiva, y cuando hablan, escuchan. Entonces, la próxima vez que la emoción invada la lógica, deja que los datos impulsen tu proceso de toma de decisiones, o arriesga quedarte casado con una mala idea. . . hasta que la muerte te separe.

Las empresas exitosas venden soluciones, no productos.

¿Qué es un teléfono celular? No, esta no es una pregunta de Jeopardy, y sí, suena absurdo. Pero no lo ignores todavía.

Cuando compras un teléfono celular nuevo, ¿estás comprando una pieza de metal del tamaño de la palma de la mano? ¿O está comprando una forma de conectarte con personas de todo el mundo? Por supuesto, la respuesta es obvia. No estás comprando un objeto físico, sino las posibilidades que abre. Estás comprando la posibilidad de llamar a amigos y familiares en cualquier momento. Estás invirtiendo en comunicación, comunidad y comodidad, que son mucho más valiosos que solo algo de metal y plástico.

Eso nos lleva a nuestra próxima lección: las empresas exitosas no venden productos; venden soluciones. Toma la pasta de dientes, por ejemplo. ¿La gente la compra una y otra vez porque ama el producto en sí? No. Lo compran porque les encanta la solución al problema de la halitosis y las caries: aliento mentolado y dientes limpios.

Siguiendo esa misma lógica, la empresa de software de GPS de mil millones de dólares Waze no solo ofrece mapas inteligentes a los conductores. Más bien, les da tiempo: se ahorran minutos o incluso horas tomando la ruta más rápida de A a B.

Observa de cerca a cualquier empresa exitosa y verás que son productores masivos de soluciones. Para ellos, nunca se trata de los productos como tales, por muy elegantes que sean. Siempre se trata de la promesa de lo que pueden hacer esos productos. Las empresas de colchones venden comodidad. Las empresas de paracaidismo venden aventuras. Las aplicaciones de citas venden amor.

Por lo tanto, ya sea que te dirijas a los inversores o redactes un texto web para los consumidores, mantén las soluciones únicas de tu empresa al frente y al centro. Son tu ventaja competitiva; son la razón por la que la gente seguirá regresando por más.

Y hagas lo que hagas, mantente alejado de problemas inexistentes. Nadie quiere que le vendan arena en un desierto.

Si estás ofreciendo una solución a un problema que realmente no existe, no tendrás clientes, no tendrás ganancias y, finalmente, no tendrás negocio.

Mantente basado en la realidad y sigue adelante tan pronto como tu empresa deje de resolver problemas reales para personas reales. Para las empresas del siglo XXI, la innovación constante no es opcional; es un imperativo organizativo. Las empresas pueden interrumpir o verse interrumpidas: elige tu opción.

Los riesgos menores pueden generar grandes recompensas.

En 2010, un joven redactor llamado Alec Brownstein se moría por ascender en la industria de la publicidad. Soñaba con trabajar para algunos de los principales directores creativos de Nueva York. Quería hacer una lluvia de ideas para clientes de clase mundial, para codearse con innovadores brillantes.

Pero había un problema. Ninguna de esas personas sabía que Brownstein existía.

Un día, mientras buscaba en Google directores creativos, Alec tuvo una idea loca. Todo el mundo se busca en Google, pensó. Entonces, ¿por qué mis ídolos serían diferentes? Con eso, Alec ofertó por anuncios patrocinados vinculados a los nombres de sus directores creativos favoritos.

Lo que vino después no tiene precio. Cada vez que uno de esos directores creativos escribía su nombre en Google, aparecía un mensaje que decía: “Buscarte en Google es muy divertido. Contratarme también es divertido ", y este mensaje lo llevó directamente al sitio web de Alec. ¿El resultado? El ochenta por ciento de la audiencia objetivo de Alec lo llamó, y dos de los directores le hicieron ofertas de trabajo.

Para los emprendedores de todo el mundo, la llamada a la acción es clara: sé valiente. Toma riesgos. Destaca. No tienes nada que perder y mucho que ganar. Como dice Alec, “Las personas para las que quieres trabajar no pueden contratarte menos de lo contratado que estás hoy. Así que dispara a la luna".

Cuando persigues el crecimiento profesional, es importante rodearte de compañeros soñadores, emprendedores y disruptores. En palabras del cofundador multimillonario de LinkedIn, Reid Hoffman, "la forma más rápida de cambiar es pasar el rato con personas que ya son como tú quieres ser".

Toma este consejo en serio, sigue los pasos de Alec y encuentra tu propia forma creativa de conectarte con posibles mentores. Por ejemplo, el autor una vez recibió un colador de espagueti y una bolsa de dátiles por correo de alguien que quería "poner una fecha en su calendario", lo que refuerza la noción de que la creatividad se presenta en todas sus formas y los movimientos audaces se notan.

Vivimos en una era de oportunidades, donde puedes llegar a cualquier persona, en cualquier lugar y en cualquier momento. Úsalo a tu favor. Después de todo, ¿qué es lo peor que puede pasar? Es posible que nunca recibas una respuesta. Y lo mejor: Todo puede cambiar, y luego serás el que la gente mencione en los libros dentro de diez años.

Deja de prometerte que lo harás mañana.

Entonces, ¿qué hemos aprendido hasta ahora? En primer lugar, los mejores emprendedores no tienen suerte; son lógicos. En segundo lugar, hacen una carrera alejándose del status quo, siempre manteniendo sus oídos y ojos abiertos a nuevas oportunidades. En tercer lugar, escuchan al mercado y no tienen miedo de descartar una vieja idea que ha dejado de funcionar. Cuarto, no venden productos; venden soluciones. En quinto lugar, hacen movimientos audaces, reconociendo que una serie de riesgos menores pueden sumarse a una recompensa mayor.

Hay una cosa más que los emprendedores exitosos tienen en común: se mueven rápido. Y deberías hacer lo mismo.

Piensa en tus objetivos, luego establece fechas límite para cada uno de ellos y trabaja hacia atrás para cronometrar los pasos que debes seguir. ¿Cómo podría funcionar esto? Aquí tienes un ejemplo. En 1987, un actor en apuros llamado Jim Carrey se escribió un cheque por USD$10 millones, fechado para el Día de Acción de Gracias de 1995. En 1994, un año antes de lo previsto, Jim ganó USD$10 millones por su papel principal en la película Dumb & Dumber. Al presionar y trabajar incansablemente para lograr su objetivo, rápidamente se impulsó por el camino hacia la carrera de sus sueños.

Por supuesto, no todo el mundo llegará a ser multimillonario. Pero no importa cuán grande o pequeño sea tu objetivo, lo más importante es establecerlo en primer lugar. Las excusas son fáciles. El esfuerzo no lo es. Y, sin embargo, es la única forma de lograr un progreso real. No caigas en la trampa de creer que algo sucederá "a su debido tiempo". Si realmente deseas hacer realidad tus sueños, debes comenzar a trabajar en ellos. Ahora mismo.

Solo hay una advertencia: mientras navegas a toda velocidad hacia el mañana, no te pierdas el día de hoy. En cada etapa de tu carrera, es importante mantener la mente abierta, porque las oportunidades pueden aparecer cuando menos las esperas.

Como prueba de ese último punto, hagamos un viaje rápido a uno de los campus universitarios más prestigiosos de Estados Unidos. Era febrero de 2004, y el estudiante de Harvard Mark Zuckerberg invitó a cinco amigos a su dormitorio. Quería presentarles una nueva idea de negocio.

Solo aparecieron dos de esas cinco personas.

Hoy, ambos son multimillonarios, porque estuvieron presentes. En lugar de estudiar de un libro de texto ese día, presenciaron la formación de Facebook en tiempo real. Y el resto fue, literalmente, historia.

Así que sal y busca soluciones. Enamórate de diferentes conceptos comerciales y deséchalos si ya no funcionan. Fracasa adelante. Y cuando llegue la oportunidad, abre siempre la puerta.

Resumen

El éxito en los negocios depende de la lógica, no de la suerte. A través de la reflexión y la redirección constantes, los emprendedores impulsan la disrupción en todas las industrias y en todo el mundo. Buscan problemas reales y venden soluciones. Por supuesto, no todas las ideas que tienen son buenas. Pero cuando estos emprendedores fracasan, siempre fracasan, eliminando rápidamente los malos conceptos comerciales, identificando nuevas oportunidades y utilizando datos para mejorar su proceso de toma de decisiones.

Sobre el autor

Jay Samit es un disruptor en serie y uno de los principales expertos mundiales en emprendimiento. Durante las últimas tres décadas, ha recaudado cientos de millones de dólares para la puesta en marcha, ha asesorado a empresas de Fortune 500 y ha ayudado a transformar industrias enteras. También es profesor adjunto en la Escuela de Ingeniería Viterbi de la Universidad del Sur de California.


Contenido exclusivo para suscriptores

Para acceder a todo nuestro contenido suscríbete a tu prueba de 15 días.