Por qué llamar héroes a tus trabajadores puede resultar contraproducente

Pro